Arreglando la Roomba por menos de 1€

Hace 7 años que soy feliz poseedor de una Roomba.
Hoy día todo el mundo tiene un cacharro de estos, de la marca que sea, así que no voy a ahondar en las bondades y la comodidad de los mismos.
En estos 7 años solo he tenido que cambiarle la batería (que se supone que dura un par de años en condiciones).
La cuestión es que desde hace un tiempo La Roomba no se lleva bien con la alfombra; O la esquiva o no funciona. En cuanto llega a ella empieza a retroceder hasta que se para y pide que la cambie de sitio.
Leyendo en distintas webs llegué a la conclusión de que se trataba de los sensores, que estaban sucios. La he limpiado lo mejor que he podido (lo ideal es aire a presión en los mismos) pero seguía presentando el problema.
Precisamente una de las cosas que más me gustan de este aparato es lo fácil que resulta abrir o desmontar sus partes para limpiarla etc.
Después de la ultima apertura, de desmontarla pieza por pieza -salvo las zonas de cables y sensores- y viendo que no se solucionaba el problema decidí hacer una búsqueda más a fondo buscando solución, y no podía ser más sencilla.

Resulta que, efectivamente, el problema está relacionado con los sensores. La Roomba tiene un sistema de seguridad para no caerse por las escaleras.
Cuando La Roomba llegaba a la parte oscura de la alfombra consideraba que se trataba de un posible desnivel o escalón, probablemente por no estar del todo limpios o por algún fallo, por lo que intentaba retroceder o se paraba. Como no tengo escaleras no necesito dicho sistema de seguridad que me está aportando más contratiempos que ayuda, así que me he limitado a tapar los sensores con papel blanco.

Por si tenéis el problema y pensáis hacerlo, los sensores están en la parte delantera. Si la ponéis boca arriba veréis las 4 zonas con cristalitos justo antes de la barra de amortiguación.

El resultado es el que imagináis. La Roomba pasa por la alfombra como por cualquier otra superficie al recibir siempre la misma señal que indica que no hay escaleras.
Se acabó eso de llegar a casa y encontrarla parada en medio del salón con la casa por limpiar.