El toblerone de Proust

20140131-223511.jpg

Hoy he llevado a Laura al cine, a ver una película que ella ya había visto.
Por 1ª vez ha aguantado la película entera sentada. Hasta ahora nos habíamos tenido que ir antes por distintos motivos encareciendo el valor subjetivo de las entradas.
El caso es que estaba mirando la cara de Laura, ensimismada con la película mientras comía las palomitas que le había comprado, y me ha venido a la boca el sabor de las tabletas de chocolate Toblerone que mi madre nos compraba siempre que íbamos al cine. Me he visto ahí sentado con menos de 10 años pidiéndole otro triangulito de chocolate y me ha dado más ternura aún la cara de Laura.

La peli, Frozen. Me ha gustado bastante.