Everything Counts

Recuerdo estrenar el piso con Patricia, que venía a Sevilla para ver a la familia y se quedo más de una semana.
Recuerdo ir con ella a la gasolinera cargando un par de bombonas en un carrito de la compra para darnos un primer duchazo en el piso. Y recuerdo su mala elección al escoger las sábanas a estrenar.
Recuerdo un bar de montaditos que ponía los quintos de cruzcampo baratos y a omixam que se animaba a tomarlos algunas mañanas mientras sacaba a Laura a la calle.
Recuerdo la apertura de la Bodeguita San Rafael y cómo el centro de la plaza siempre ha sido querencia para los niños, que hoy en día disfrutan de su zona de columpios.
Recuerdo que había un enorme sauce llorón (lo recuerdo sauce, igual no lo era) delante de mi ventana, en la esquina donde empieza la piscina, que quitaron para colocar una sombrilla más. Y recuerdo la niebla algunas noches dejándome ver poco más que ese sauce.
Recuerdo subir a tender a la azotea y obligarme a hacer un panorama sabiendo que el skyline de Sevilla iba a cambiar, Torre Pelli incluida.
También recuerdo a Laura dormida en el sofá ocupando menos de la mitad mientras me veo a día de hoy exiliado al sofá pequeño porque ella está viendo la TV en ese a su entera disposición.
Dejarme por despiste las ventanas abiertas en noches o mañanas en que la compañía era más escandalosa de lo deseable. Y recuerdo a los vecinos de enfrente clausurando el salón durante meses por la costumbre de esa misma compañía de asomarse a fumar como dios la trajo al mundo.
Tener más visitas inesperadas de las que tuve nunca cuando vivía en pleno centro. Y estar solo, y sentirme solo teniendo pareja.
Bajar a Sevilla en bici sin marchas y subir adelantando deportistas de uniforme. Pero sobretodo, sudar mucho en los trayectos.
Comprar una cama de urgencia porque se me había roto la vieja y era urgente disponer de otra.
Sentir que tiraba el dinero porque pasaba más tiempo fuera que dentro.
Recuerdo a Laura pedirme sacar “mis cosas” de su cuarto que dejó de ser mi oficina a tiempo parcial y se convirtió en un cuarto de niña en condiciones. Y tener videoconferencias en ese mismo cuarto girando la pantalla para que no se viera el poster de Hello Kitty a mi espalda.

recuerdo poco, demasiado poco. Imagino que con el tiempo que todo lo cura…

SpaceX Falcon 9 Rocket Launch by Jesse Watson

Me ha llamado la atención este vídeo de Vimeo Follow me:
http://ift.tt/2C8XToE
http://ift.tt/2lcNfTw
https://youtube.com/user/cyclemonkey?sub_confirmation=1

Timelapse video of the SpaceX Falcon 9 rocket launch from Vandenberg AFB as seen from Yuma, Arizona

I’ve been following the SpaceX launches online for some time now and have been in awe of the footage I’ve seen. I found out about this specific launch from Vandenberg Air Force Base a few days prior to the event. I wanted to capture this amazing spectacle in a fashion that I haven’t seen previously, as most of what I have seen is cell phones video or news reels.

This particular launch was close to my hometown in Yuma, Arizona, roughly 400 miles away but perfectly viewable for people in Arizona. I’ve one previous rocket launch years ago from White Sands Missile range in the morning time at sunrise and knew with the correct lighting from sunset that this launch had the opportunity to pop in a dramatic fashion.

I scouted four locations that had foregrounds to add depth to the imagery and was uniquely inspiring to my hometown. Location choices were between a favorite local hiking mountain, the Imperial Sand Dunes, or a small hill that resides in the historic downtown area overlooking the city. I ended up choosing the location that overlooked the city, partially because it was the easiest to access with all of my time-lapse gear. I used The Photographer’s Ephemeris and Google Maps to help scouting and initial line up.

I have never shot a rocket launch before, so I did not know exactly what to expect as far as exposure or precise location of the rocket in the horizon. I wanted to be prepared to capture comprehensive coverage of the spectacle. Therefore I packed four cameras and five lenses, to cover wide to telephoto details of the scene. Three of the cameras were rolling time-lapse and 1 was setup for telephoto video.

I arrived about two hours before launch time (1827 Arizona time) to have my gear prepped and ready for action. I started rolling the time-lapse sequences about 45 minutes prior to launch to capture some lead in footage. 1827 came by and I didn’t see anything, I was a little disheartened at first thinking maybe it wouldn’t show up or that something happened and they did not launch, but continued to roll the time-lapses. Then after what seemed like ages, but in reality probably only a minute or two the Falcon 9 rocket blasted into the horizon and my cameras’ field of view.

I was a little off target on my initial shot, but thanks to the high resolution aspect of shooting time-lapse on the Nikon D810 and wide angle lens, I was able to crop into the 6K time-lapse sequence and salvage the framing. I wrapped up a few minutes after the glowing contrail faded. I ended up shooting 2452 images and culled that down to 1315 images for the final project edited in Adobe After Effects and Adobe Premiere Pro.

Tech Stuff:
Big Camera x2: https://amzn.to/2hxEYvq
Lens: https://amzn.to/2D3Xilb
Lens:https://amzn.to/2ByB9eq
Little Camera: https://amzn.to/2C3ifNE
Lens:https://amzn.to/2BBCgKp
Smaller Camera: https://amzn.to/2BFvlnb
Lens: https://amzn.to/2BGtRcF
Bag: https://amzn.to/2DaJ2Ha
RRS and Manfrotto tripods

Jesse Watson
http://ift.tt/2C8XToE
http://ift.tt/2l0ZXoQ

Email for licensing and rights:
jessewatsonphotography@gmail.com

El mejor momento del día, la noche.

Me quedé en paro al poco de nacer Laura así que prácticamente descubrió el mundo junto a mí.
Sus primeras papillas, sus primeros pasos, sus primeras palabras etc.

Me acaban de preguntar qué es lo que más me gusta hacer con mi hija. He tenido que pensar un rato pero por sentimientos está claro que la hora de dormir.

Mi ex no llevaba muy bien que una niña pequeña se despierte a cada rato y vaya al dormitorio de su padre, así que me pasé unos años cambiando de cuarto cada poco tiempo por las noches tratando de hacer felices a ambas. Algo muy cansado y que conllevaba ciertas tensiones.
Hoy día, aprovechando que estamos solos Laura y yo a la hora de dormir, disfruto el momento.
Es una luchadora contra el sueño -como el padre- así que el pacto es que debe cerrar los ojos y estar quieta para que el cuerpo descanse sin importar si duerme o no. Si no cumple las condiciones me marcho a mi cuarto. Así que por las noches me hace un hueco en su cama, da 3 o cuatro vueltas, busca 5 excusas, disimula como si tuviera los ojos cerrados 6 veces, se ríe un par de veces más y finalmente me agarra del brazo y se duerme, como cuando era un bebé y pasábamos el día solos ella y yo.
Ese momento de irse a dormir que tanta tensión y problema me suponía se ha convertido en el momento más placentero del día.
Imagino que otros padres serán felices jugando al escondite o a los dragones y lo que sea con sus hij@s pero yo soy así. Me gusta cuando me abraza dormida porque está como siempre.

Arreglando la Roomba por menos de 1€

Hace 7 años que soy feliz poseedor de una Roomba.
Hoy día todo el mundo tiene un cacharro de estos, de la marca que sea, así que no voy a ahondar en las bondades y la comodidad de los mismos.
En estos 7 años solo he tenido que cambiarle la batería (que se supone que dura un par de años en condiciones).
La cuestión es que desde hace un tiempo La Roomba no se lleva bien con la alfombra; O la esquiva o no funciona. En cuanto llega a ella empieza a retroceder hasta que se para y pide que la cambie de sitio.
Leyendo en distintas webs llegué a la conclusión de que se trataba de los sensores, que estaban sucios. La he limpiado lo mejor que he podido (lo ideal es aire a presión en los mismos) pero seguía presentando el problema.
Precisamente una de las cosas que más me gustan de este aparato es lo fácil que resulta abrir o desmontar sus partes para limpiarla etc.
Después de la ultima apertura, de desmontarla pieza por pieza -salvo las zonas de cables y sensores- y viendo que no se solucionaba el problema decidí hacer una búsqueda más a fondo buscando solución, y no podía ser más sencilla.

Resulta que, efectivamente, el problema está relacionado con los sensores. La Roomba tiene un sistema de seguridad para no caerse por las escaleras.
Cuando La Roomba llegaba a la parte oscura de la alfombra consideraba que se trataba de un posible desnivel o escalón, probablemente por no estar del todo limpios o por algún fallo, por lo que intentaba retroceder o se paraba. Como no tengo escaleras no necesito dicho sistema de seguridad que me está aportando más contratiempos que ayuda, así que me he limitado a tapar los sensores con papel blanco.

Por si tenéis el problema y pensáis hacerlo, los sensores están en la parte delantera. Si la ponéis boca arriba veréis las 4 zonas con cristalitos justo antes de la barra de amortiguación.

El resultado es el que imagináis. La Roomba pasa por la alfombra como por cualquier otra superficie al recibir siempre la misma señal que indica que no hay escaleras.
Se acabó eso de llegar a casa y encontrarla parada en medio del salón con la casa por limpiar.