El Estabilizador de vídeo de Google Fotos. La joya que está pasando desapercibida

Cada cierto tiempo aparece una app o un servicio que, por su utilidad, cambia las reglas del juego. A veces la gente tarda en sacarle partido y otras el reconocimiento es inmediato.

Todos conocemos a Google y su “manía” de sacar servicios novedosos que muchas veces se quedan en nada o son cancelados por muy populares que se hayan hecho.
Hablaba el otro día con un bloguero tecnológico acerca de cómo Google Fotos es un MUST que hace prácticamente todo bien y que viniendo de serie en muchos teléfonos hay gente que aun no sabe sacarle partido. Bromeábamos acerca de la etapa en la que Google Fotos formaba parte de Google+ y cómo muchos de nosotros teníamos la app exclusivamente por ese servicio.
No voy a hablar de las mejoras, los albums o las ediciones automáticas que hace porque todo el mundo está al tanto. Lo que me llama poderosamente la atención es el poco eco que se está haciendo la gente de a pie sobre la nueva función de Google Fotos que permite estabilizar vídeos.
Estamos hablando de una función que consigue que con tu teléfono de gama media baja obtengas resultados PRO al nivel de teléfonos cercanos a los 1000€ o equipos de vídeo.
Puedo imaginar a chavales grabando videoclips de sus conciertos con teléfonos 200€ por no mencionar a los futuros cineastas haciendo sus pinitos con travelings caseros.

EL proceso se hace desde el propio teléfono, no me consta que en la web haya opción al respecto.
Puedes hacerlo con vídeos antiguos de los que ya tengas copia en Google Fotos o con vídeos de tu dispositivo que aun estén sin subir. Basta con acceder a edición y ahí seleccionar la opción de estabilizar.

Ayer probé con un vídeo hecho en el mar y el resultado me dejó sorprendido y con alguna grabación hecha en un teléfono con estabilizador óptico.
Estabilizar más un vídeo que ya era muy estable da una suavidad profesional como digo, así que acabo de intentarlo con el vídeo más exageradamente movido que he encontrado a ver qué tal.
Por las características del mismo el resultado tal vez no sea tan llamativo pero creo que sirve de ejemplo. Hay momentos en los que el sol deslumbra y parece que ahí la estabilización se vuelve loca.
Algo que aun está por mejorar además es el tema de la calidad, sobretodo en la resolución. Cuando lo haces desde el teléfono con el archivo original el vídeo estabilizado se ve bastante bien, sin embargo acabo de descubrir cómo el proceso desde vídeos de la nube va empeorando el resultado.
Ya sabéis que Google redimensiona y comprime los archivos del backup (en la opción gratuita). Si probáis, como en este caso, con un vídeo que ya teníais subido y que no está en el teléfono, la app lo descarga al mismo (por tanto va a utilizar un vídeo peor que el original). Una vez editado lo he vuelto a subir para enlazar en este post, por lo que debe haber sufrido una nueva recompresión. Solo así puedo entender que la resolución del archivo final de un vídeo de 1080p no llegue a los 400p

vídeo sin estabilizar

 

Vídeo estabilizado (con baja resolución)

 

Como me parece injusto que valoréis la función de estabilizado por este ejemplo con tan mala calidad, os pongo otro vídeo estabilizado ayer, grabado de coña.
Para que os hagáis una idea, yo estoy corriendo junto a mi cuñado mientras el se desplaza. Probad a correr grabando el suelo y me decís si el resultado es así de suave y estable.

Una publicación compartida de Deniman (@deniman) el

Creo que a partir de ahora voy a grabar muchos más vídeos, sobretodo “de acción” porque los resultados son impresionantes y realmente dan ganas de jugar con la función.

Autor: deniman

Incontinente verbal licenciado en envidia tecnológica

Deja un comentario