El bote de gel vacío

Odio cuando un bote de gel o champú se pasa días vacío porque solo te
acuerdas de él cuando entras a la ducha y pretendes usarlo. Piensas
“ahora lo tiro” pero sales, te secas, te vistes, vas a colgar la
toalla y ahí se queda.
No importa cuánto hace que está vacío, es probable que lo pongas boca
abajo como si quisieras exprimir la ultima gota y eso hará que
permanezca ahí al menos hasta la ducha siguiente
En la vida pasa lo mismo. Tendemos a mantener hábitos que no aportan
nada y que nos mantienen vacíos por pura dejadez hasta que un día
hacemos el esfuerzo, alteramos la cómoda rutina y tiramos el bote a la
basura dejando espacio a otros llenos.
Y en ésas estoy, tratando de localizar botes vacíos en mi vida

Autor: deniman

Incontinente verbal licenciado en envidia tecnológica

2 opiniones en “El bote de gel vacío”

Deja un comentario